Las cataratas más famosas y bonitas de Costa Rica

Costa Rica cuenta con innumerables cascadas… y muchas de ellas están todavía por descubrir.

¿Te atreves?

Visitar una puede ser un plan perfecto que no te decepcionará. Ya sea con amigos, en pareja o con familia, estoy seguro de que recibirás vibraciones positivas al encontrarte con un paisaje visual y sonoro que te dejará con la boca abierta.

Imagínate acabar la caminata bañándote en una de las pozas de la cascada. Podrás apreciar la simpleza/grandeza de la naturaleza y seguro que se te quedará en la memoria como uno de los grandes momentos de tu viaje.

Que no te enseñen una foto, ¡disfruta de ellas en vivo!

A continuación, puedes ver un mapa con las cascadas más bonitas y populares de Costa Rica. Así podrás ver cuál se adapta mejor al itinerario de tu viaje… aunque estoy seguro de que más de una acabará marcada en rojo en tu lista de visitas prioritarias y es posible que tengas que rehacerlo 🙂

1. Catarata Nauyaca: misteriosa y salvaje

Las cataratas Nauyaca están a menos de una hora de Manuel Antonio, así que, esta es una excursión ideal si vas a visitar esta parte del país.

La visita puede llevarte al menos medio día, es mejor que la planees con antelación y que madrugues para evitar la aglomeración de turistas que no han leído esta recomendación 😉

Una vez más: madruga, sobre todo, si vas el sábado porque es el día con más visitas (los domingos están cerradas).

Hay varias maneras de llegar al punto final de la catarata:

  • A pie te llevará 12 km incluyendo ida y vuelta. El precio de la visita son 8 dólares.

Si decides alquilar un 4×4 podrás avanzar hasta el puente y ahorrarte unos 2 km.

  • El pick up privado son 32 dólares. Por supuesto, deberás reservarlo con antelación. Las horas de salida son a las 7:00, 10:00 y 14:00. El trayecto son unos 30 minutos y tendrás unas vistas preciosas (y muy cómodas) de la jungla durante el camino. Pero lo mejor es que llegarás antes para disfrutar de la paz de la cascada sin multitudes.

Los tickets de entrada los encontrarás en la oficina de “Nauyaca Waterfalls Horseback Riding Tour” que está en la carretera 243 a San Isidro de El General, como a unos 12 km de Dominical.

Cuando llegues verás que tienes varios senderos para visitar la zona… pero seguro que preferirás ir directamente a ver las cascadaS. ¿Has visto que he usado el plural?

¡Hay 2 cascadas!

  1. La cascada inferior tiene un salto escalonado de 20 m y una poza de 6 m de profundidad en la que podrás nadar en sus aguas refrescantes. Hay guías que te ayudarán a escalar por si te atreves a saltar… eso sí, hazlo con un buen seguro.
  2. La cascada superior tiene un salto de 45 m y está a unos 10 minutos de la primera. Si te metes debajo del chorro sentirás la fuerza de la caída del agua dándote un suave masaje en la espalda.

La catarata Nauyaca es una de las más bonitas de Costa Rica.

Aquí tienes una excursión organizada que quizás te interese.

Y para alojarte en un hotel cercano a la catarata te recomiendo el Hotel Cuna del Ángel. Está a solo 7,3 km de las cascadas, tiene vistas al mar, buenas instalaciones, piscina y está cerca de Marino Ballena.

2. Cascada Pavón: romántica y con encanto

Cascada Pavón está situada en Puntamala de Osa, aproximadamente a unos 21 km al sur del Parque Natural Marino Ballena. Estos 2 destinos forman un buen combo para la visita de la zona.

El acceso en coche es muy fácil y una vez que aparques solo tendrás que recorrer un sendero durante 80 metros para llegar a la cascada.

Aunque es una cascada pequeña en altura tiene un encanto especial: hay una piedra colocada justo en el medio del cauce del río y que está entre dos inmensas rocas de 15 metros de altura.

El salto de agua es de unos 7 metros y forma un excelente jacuzzi natural para el baño.

Mi recomendación es que no la visites cuando llueva, así evitarás un caudal excesivo y podrás apreciar el agua cayendo por detrás de la piedra del medio. ¡La foto quedará perfecta!

Otro punto a favor es que es gratis.

Si deseas alojarte cerca de la cascada puedes mirar el hotel Árbol Verde Jungalows (a 3 km). Son apartamentos tranquilos, con vistas preciosas, con posibilidad de desayuno desde sus balcones y no son caros.

3. Catarata Río Celeste: un contraste de colores muy popular

Se encuentra en el Parque Nacional Volcán Tenorio.

Te costará alrededor de 28 dólares y es una de las más visitadas por los turistas. Así que, para evitar multitudes durante el camino te aconsejo que la visites temprano; el parque abre a las 8 y dispone de un camino con buen acceso.

Como siempre, revisa las condiciones meteorológicas, ya que si llueve te encontrarás con un barro pegajoso durante parte del sendero. Aunque si está embarrado no te desanimes, sigue adelante porque merecerá la pena.

Es una de las cataratas más famosas de Costa Rica por la singularidad del entorno y por las aguas de color azul celeste que contrastan con el verde intenso que las rodea.

El color azulado se produce por la combinación de los minerales de dos ríos diferentes y por el reflejo de la luz solar sobre las rocas del fondo.

Te va a encantar, te lo aseguro.

El sendero es de aproximadamente 6 km y te llevará por un bosque nuboso en el que disfrutarás de la frondosa vegetación y de la fauna de la zona, ¡a ver cuantos coatíes puedes contar! Mi consejo es que sigas el sendero hasta el final y que te reserves la cascada para el final. Calcula unas 5 horas para verlo todo.

Durante el camino podrás parar en:

  • La laguna azul; es el primer punto en el que alucinarás con el color del agua
  • La zona de los Borbollones donde el agua exhala burbujas con gases
  • Algún puente de madera sobre el río
  • Los Teñideros, allí se ve claramente la mezcla de los dos ríos.

Ahora sí, regresa por donde has venido y disfruta de la catarata como recompensa del largo camino.

Es una maravilla, tiene un salto de agua de 90 m que rellena una poza de agua color turquesa que está rodeada de una frondosa vegetación. El contrate de verde y azul es increíble.

El rio Celeste tiene un increíble color azul.

Como punto negativo es que no está permitido el baño. Pero si quieres sumergirte en esas aguas azuladas, conduce a lo largo del río hasta la salida del parque, allí verás a gente bañándose, pregúntale a los lugareños.

También puedes contratar alguna excursión organizada como esta y esta.

Para alojarte en un hotel cercano te recomiendo el Celeste Mountain Lodge, tiene una excelente ubicación a solo 4km de la entrada del parque y las habitaciones son de precio medio.

Es un hotel ecológico original, no hay TV ni aire acondicionado… pero no lo necesitarás porque tiene un ambiente ideal, comida rica y unas excelentes vistas panorámicas.

4. Catarata La Fortuna: la más fotogénica

La Fortuna es una de las cataratas más fotogénicas de Costa Rica.

A diferencia de otras, la Fortuna tiene un caudal casi constante durante todo el año que se concentra en un salto vertical de agua de 70 metros de altura.

Se encuentra a solo diez minutos de la ciudad de La Fortuna (Cantón de San Carlos y provincia de Alajuela) y tiene un acceso fácil y dispone de parking.

La entrada cuesta 18 dólares y el centro dispone de restaurante, tienda, baños y hasta un jardín de orquídeas, es como un pequeño parque temático.

Hay dos puntos clave para ver la catarata:

  1. Uno de ellos está nada más entrar en el recinto, en la plataforma superior se ve la catarata justo en el centro de un inmenso bosque tropical.
  2. El otro punto es el pie de la catarata y para ello tendrás que descender unos 530 escalones bien pavimentados, con barandillas y zonas de reposo en el medio.

Al llegar te encontrarás con esta maravilla de catarata donde el agua se concentra en un solo punto y golpea fuertemente al río a sus pies.

El baño está permitido pero las corrientes son muy fuertes. Así que, es mejor hacerlo río abajo donde hay pozas muy cómodas y seguras para ello.

El agua está fría.

La catarata del río Fortuna, es famosa en todo el país.

Aunque el camino de vuelta será pesado, el entorno te distraerá para hacerlo más ameno y relajado. Tardarás unos 20 minutos en subir, aunque dependerá de tu estado forma física, claro.

Como consejo: puedes visitar la catarata después de comer y disfrutar de un baño fresco cuando el sol esté más alto. Por la mañana puedes dedicarte a hacer otras actividades de la zona como lanzarte en tirolina para ver la catarata desde el aire.

Esta y esta son 2 de las mejores actividades organizadas que puedes hacer en la zona.

Como alojamientos cercanos a la catarata te pueden interesar estos:

  • Económico→ Casona Rustica & Bungalow, está a 5 km de la catarata. Destaca por su buena ubicación para visitar la cascada, su amabilidad, la tranquilidad y por sus habitaciones amplias.
  • De lujo→ Nayara Gardens, está a 7,5 km de distancia. Tiene habitaciones Deluxe y un entorno muy privado. Es un recinto muy grande y con vistas al volcán Arenal.

5. Cascada Llanos del Cortes: una de las más populares

Está situada en Bagaces, a unos 25 minutos de la ciudad de Liberia en la provincia de Guanacaste.

Tiene un acceso fácil por carretera, el camino hacia la catarata es cómodo y está a solo a unos 100 metros del aparcamiento. En teoría es gratis, pero te pedirán la voluntad por dejar el coche allí estacionado.

Los fines de semana hay bastantes familias que disfrutan de la playa fluvial y de las sombras alrededor de la poza en la que podrás bañarte. Porque te vas a bañar, el clima es seco y caluroso en esta zona de Costa Rica.

Nadando podrás alcanzar las rocas y ponerte debajo de la cortina de agua. Es una catarata ancha y con una altura aproximada de 25 metros. No te costará llegar a la cima por un sendero que está a la izquierda de la catarata.

La Cascada Llanos del Cortes está Guancaste.

El Hotel Hacienda la Pacífica te puede interesar para visitar la zona con más calma. Es un hotel precioso que tiene unas habitaciones muy amplias y que resulta ideal para ver animales y naturaleza. Está ambientado en una antigua hacienda colonial.

6. Catarata del Toro: grande, majestuosa y única

Está en la provincia de Alajuela, a 2 horas de San José y a 6 kilómetros (en dirección norte) de Bajos del Toro. El acceso está en una reserva privada y cuesta 14 dólares.

Esta catarata es la más grande y majestuosa de la zona, tienen 90 metros de caída vertical de agua que cae sobre el cráter de un volcán extinto situado en el medio de un bosque nuboso.

¡Brutal!

Otra peculiaridad es que puedes verla completamente desde el primer mirador, pero te aseguro que el descenso merece la pena. Los primeros quinientos metros son prácticamente planos con varios miradores como el Toro, el Palomar o la Vistada que te darán diferentes puntos de vista.

Disfrutarás de las vistas y de la paz del entorno.

El resto del camino es un descenso pronunciado con 350 peldaños que te llevará unos 30 minutos entre ida y vuelta.

Cuando termines de bajar las escaleras verás que hay una distancia de separación hasta el pie de la catarata. No está recomendado traspasarla porque todo está muy resbaladizo. La bruma que se desprende en la caída y al golpear contra las rocas cubre toda la zona generando musgo y vegetación donde antes había un volcán.

El baño no está permitido.

Puedes completar la experiencia con el “Blue Falls tour” que se divide en travesías de 3 o 6 horas por la zona en donde irás viendo pozas y otras cataratas más pequeñas.

La estratégica situación a las faldas del volcán Poás y la cercanía del Parque Nacional Juan Castro Blanco te dará muchas alternativas y distintas actividades para elegir.

Como hotel destacado para visitar las cataratas está El Silencio Lodge & Spa. Es un hotel de lujo con un trato exquisito y que está en una ubicación maravillosa. Tiene un ambiente místico con todo lujo de detalles, una comida excelente y un montón de actividades.

7. Catarata La Paz: la más famosa

Está situada a 40 minutos del Parque Nacional Volcán Poás y a menos de dos horas de San José. La Paz se encuentra a una hora del aeropuerto, así que, es un lugar ideal para empezar o finalizar tu aventura en Costa Rica.

Esta catarata es una de las más famosas de Costa Rica y es la última de un circuito de cinco que se encuentran en “La Paz Waterfall Gardens Nature Park”.

La Paz se puede ver directamente desde la carretera, sin pagar, al lado de un puente que cruza el río. Por supuesto que es bonita, pero recuerda que estás al lado de una carretera, con tráfico y muchos turistas sacando fotos.

Pero si te dejas aconsejar y quieres ver un entorno elegante y mágico, visita La Paz Waterfall Garden y su recorrido de cataratas.

Es uno de los lugares más fotografiados del país, pero la entrada son 48 dólares.

Es caro, lo sé. Pero mira…

La catarata de La Paz es una de las más visitadas de Costa Rica.

Es un refugio de bosque nuboso con 5 cascadas que siguen el curso del río por un pronunciado cañón repleto de naturaleza. El camino está pavimentado y escalonado con miradores en los que tirarás un montón de fotos.

La primera catarata tiene 26 metros de caída: El Templo. Te recomiendo que pases el mirador y que desciendas hasta la arena del río para darte la vuelta y hacer una foto del paisaje donde verás la catarata.

Las demás son conocidas como catarata Magia Blanca (37 m), catarata Encantada (20 m), cascada Escondida (5 m) y catarata La Paz (34 m). Esta última tiene un mirador para verla desde arriba.

El recorrido te llevará unas dos horas, así que, podrás completar el día en el parque haciendo otras actividades.

Aquí tienes algunas excursiones recomendadas:

  • En Getyourguide Volcán Poás, Doka Estate y La Paz
  • En Civitatis Volcán Poás, Catarata de La Paz y finca de café de Starbucks

Si quieres ver la catarata y también hacer otras actividades dentro del parque durante, te recomiendo que te quedes en el hotel Peace Lodge por su ubicación dentro del parque.

Está muy bien integrado, con todo lujo de detalles y en perfecta armonía con el entorno por haber usado materiales naturales en su construcción y diseño.

8. Catarata Diamante: una experiencia irrepetible

Está en las Tumbas de Barú, un pequeño poblado situado cerca de Pérez Zeledón (entre San Isidro de El General y Playa Dominical).

La catarata está en un lugar remoto.

Necesitarás subir 3 km por la montaña y a un guía que te llevará por el bosque. Pararéis en un jardín orgánico, donde te enseñarán curiosidades de la flora del lugar. La Catarata Diamante te espera al final del trayecto.

La caminata es dura, pero no hay prisa.

Si visitar una catarata te parece algo increíble, imagínate llegar a tu destino y descansar por la noche debajo de las rocas y con la catarata al frente a modo de cortina de agua. No hay palabras, es algo totalmente diferente.

El tour de dos días y una noche cuesta alrededor de 130 dólares e incluye el camino guiado, comida, cena, desayuno y un alojamiento rudimentario con ducha fría y aseos. La visita de un día son 70 dólares.

Un consejo: lleva calzado y ropa para cambiarte.

¿Te imaginas estar un día y medio sin wifi, pasar la noche en un medio totalmente natural a la luz de las hogueras y dormir con la catarata como telón de fondo?

No te arrepentirás.

También podrás subir a lo alto de la catarata (a unos 200 m) para disfrutar de una puesta de sol de película, bañarte en sus pozas o incluso hacer rapel paralelo a la catarata.

Es una aventura.

9. Cascada El Rey: una de las más grandes de Costa Rica

Esta catarata es un proyecto de turismo rural de la comunidad indígena Huetar de Zapatón. Abrió en 2019 y, de momento, no está muy frecuentada por turistas.

Si vas desde San José, dirígete a Puriscal y sigue la dirección que va al Parque Nacional La Cangreja, desvíate a Mastatal y finalmente a Zapatón. Este trayecto son 2,5 horas aproximadamente.

Desde la costa (Jacó o Manuel Antonio) es 1 hora y 40 minutos.

Si vas con un 4×4 el acceso será nada más que de 1 kilómetro. Pero si no, la ruta es de 4 kilómetros, ida y vuelta.

La entrada son 10 dólares y tendrás que reservar con antelación dando el número de matrícula de tu coche y el número de gente que iréis a visitar la catarata. Después te designarán un guía local.

Descenderás por un sendero con vistas al valle hasta llegar al pie de la formación rocosa. La catarata es ancha y muy larga desde el pie hasta la parte alta. Forma un desnivel escalonado que se prolonga casi 500 metros, así que, no verás la cabeza de la catarata desde su pie.

Los primeros metros son fácilmente escalables, podrás recostarte en las rocas y sentir el agua bañándote por completo.

Es una de las cascadas más grandes del país, cuenta con una belleza escénica incomparable y con unos 130 metros de desnivel.

Para ver todo su esplendor visítala en temporada de lluvias.

Pero para disfrutar de ella sin aglomeraciones, evita los fines de semana, ya que es un punto de encuentro de todos los locales.

A su vez, aprovechando que has llegado hasta aquí, podrás ascender la montaña para ver la cascada La Princesa. Es más pequeña que la primera y se encuentra a 1,5 km desde la base del rey. El acceso es difícil, tenlo en cuenta.

Y para completar la visita a la zona, pásate por el Parque Nacional la Cangreja.

No encontrarás una gran variedad de alojamientos en esta zona, así que, te recomiendo que te desplaces desde otros puntos como puede ser Jacó o Manuel Antonio.

Cocomar Beachfront Hotel es un ejemplo de hotel alejado del bullicio y en primera línea de playa, está en el camino entre Manuel Antonio y la cascada (a 1 hora en coche).

10. Cascada de Montezuma: el plan ideal

No hay que pagar nada por disfrutarla.

Está situada en el Pacífico, en la Península de Nicoya. No te perderás, ya que una vez que estés en Montezuma, solo tendrás que seguir la carretera dirección a Cabo Blanco y justo en el primer puente verás las indicaciones. Te llevará unos 30 minutos caminando desde el centro de la ciudad.

Es un sendero no pavimentado que tiene tramos complicados. Pasarás de ir por el bosque pisando raíces de árboles a agarrarte con cuerdas para asegurarte al pasar junto a la orilla rocosa del río.

Es un conjunto de tres cascadas y la más grande cuenta con 25 m de caída. Además, disfrutarás de una agradable sombra para descansar.

Para visitar las otras hay escaleras que salvan desniveles de 30 metros.

Aprovechando que estás en la zona podrás disfrutar de alguna de las mejores playas de Costa Rica para hacer surf, de la vida bohemia de Montezuma, podrás visitar la Reserva Natural Cabo Blanco o ir a la isla cementerio en Cabuya.

Si decides quedarte a pasar la noche puedes alojarte en el Hotel Nya. Tiene un precio intermedio, con un estilo moderno y está a escasos metros de la playa.

11. Catarata Tesoro Escondido: una aventura asegurada

Esta es una gema escondida situada en Bajos del Toro (en Sarchí, provincia de Alajuela) a menos de 2 horas desde San José.

Dirígete a la finca de Manuel Cubero para comprar el ticket y que te guíen hasta la catarata. El acceso a la finca privada cuesta 10 dólares.

El nombre de Tesoro Escondido puede que haya despertado tu curiosidad, pero prepárate para un recorrido de 2 km que no es lo que se dice sencillo. El sendero es fácil al principio, luego se complica un poco al subir y bajar varios tramos por el bosque y cruzar el río por las rocas.

Llegará un momento en el que guiado por el sonido de la catarata te adentrarás en un cañón desde donde verás la estela de la catarata al fondo. Estarás ansioso por llegar y ver el agua cayendo desde 65 m y golpeando una piscina de color azul.

Es difícil de creer, pero la catarata parece un reflejo del cielo, esto se debe a la proximidad del volcán Poás y a la sedimentación de sus minerales en el fondo.

Aprovechando que estás allí podrás visitar pozas de agua turquesa en las proximidades o completar el día con más cataratas en la zona de Bajos del Toro.

Si quieres un alojamiento cerca de la zona para relajarte después de la excursión te recomiendo El Silencio Lodge & Spa. Es un hotel de lujo con un trato exquisito y en una ubicación maravillosa.

12. Catarata Oropéndola: una catarata familiar

Esta catarata es propiedad privada y pertenece a una familia que regenta el Hotel Hacienda Guachipelín en Liberia (Guanacaste).

Es una catarata de fácil acceso y apta para todos. Es totalmente diferente de otras de las que hay en esta zona y en las que es necesario adentrarse en cañones o hacer un largo recorrido para disfrutarlas.

Es una muy buena opción si vas a explorar la zona de Rincón de la vieja. Desde la costa, llegar te llevará alrededor de 1,5 horas.

La entrada cuesta 32 dólares e incluye la comida.

Tendrás que ir al hotel, recoger tu brazalete de acceso y continuar unos cuantos kilómetros hasta llegar al aparcamiento que hay justo antes de la entrada al Parque Nacional Rincón de la Vieja.

Desde el aparcamiento tan solo tendrás que recorrer unos 800 metros de camino sencillo y fácil hasta llegar a un puente colgante con escaleras que cruza el río y que desciende hacia una plataforma habilitada para ver la catarata.

El puente se mueve un poco, pero es seguro.

La plataforma te ofrece un buen lugar para tus fotos, pero las mejores son desde el agua. Ayúdate de la escalera para bajar y prepárate para un baño bien frío de aguas cristalinas. Hay una zona poco profunda para sentarte y en la que podrás disfrutar desde el agua.

Te puedes bañar y si te atreves podrás divertirte saltando desde las rocas.

La cascada está situada en el meandro del río tiene y 25 m de altura golpeando el agua de color turquesa.

Como actividades complementarias puedes visitar el Parque Nacional Rincón de La Vieja o acabar el día bañándote en las aguas termales del río Negro (está a unos 5 km del Parque Nacional). Será todo un contraste con las aguas heladas de la catarata.

El alojamiento más cercano y accesible para visitar esta catarata es la Hacienda Guachipelin Volcano Ranch Hotel & Hot Springs. Es un hotel con muchas actividades, bonito, silencioso y con la mejor ubicación para la visita.

Algunas recomendaciones generales para visitar las cataratas de Costa Rica

Visitar cualquiera de estas cataratas será una experiencia fantástica, pero es mejor que planifiques la visita un poco. Estos son algunos consejos que te vendrán bien:

  1. Programa con antelación la visita.
  2. Revisa las condiciones meteorológicas.
    • En época lluviosa (de mayo a noviembre) hay partes que se inundan, así que, revisa siempre las condiciones antes de partir.
    • En época lluviosa el caudal es mayor y a veces las lluvias generan lodos que enturbian la vista de las aguas.
    • En época seca (de diciembre a mayo) hay mayor número de turistas y aglomeraciones.
  1. Lleva comida y agua para hidratarte.
  2. Lleva bolsas impermeables ya que puede llover inesperadamente.
  3. Usa calzado adecuado y lleva siempre un chubasquero.
  4. ¿Tienes una cámara waterproof? Este es el momento de usarla.
  5. Pon en la bolsa protector solar.
  6. Lleva repelente de insectos.
  7. Y, por supuesto, acuérdate de llevarte el bañador.

Una cosa más: para visitar las cataratas te recomiendo que vayas con un buen seguro de viaje.

Recuerda que irás por tramos de un río, a veces de difícil acceso, en el que habrá piedras resbaladizas o mucho barro debido a las lluvias. Lo mejor es prevenir ante cualquier accidente que pueda ocurrir, por muy pequeño que sea.

Y si reservas haciendo clic en el siguiente banner te llevas un 5% de descuento inmediato 😉

Iati es el mejor seguro de viaje para ir a Costa Rica.

###

Si te ha gustado el post, ¡compártelo! Y si tienes alguna duda para planificar tu visita a cualquiera de estas cataratas, escribe en los comentarios y te echaré una mano.

Para preparar tu viaje a Costa Rica tienes que tener varias cosas en cuenta: vuelos, hoteles, seguros...

En Costa Rica no te aburrirás, hay un montón de actividades que puedes hacer.

2 comentarios en «Las cataratas más famosas y bonitas de Costa Rica»

Deja un comentario